Terapias médicas para la parálisis facial

Se cree que la reactivación del virus del herpes simple (VHS) es la posible causa subyacente de la parálisis de Bell. La parálisis de Bell puede desencadenarse por estrés, fatiga, infección con otro virus y cualquier condición que conduzca a un compromiso inmunológico. El embarazo también se asocia con la parálisis de Bell, que ocurre con mayor frecuencia durante el tercer trimestre.

              Mientras que el 70% de los pacientes con parálisis de Bell se recuperan por completo, el 30% de los pacientes tendrá secuelas crónicas de la afección, como tensión facial y sincinesia. Sin embargo, existen medicamentos que pueden maximizar las posibilidades de que los pacientes se recuperen por completo. El pilar del tratamiento son los corticosteroides para disminuir la inflamación y la hinchazón del nervio facial. La prednisona debe iniciarse lo antes posible una vez que se hace el diagnóstico de parálisis de Bell. En el Facial Nerve Center, prescribimos 60 mg de prednisona al día durante 5 días y luego disminuimos gradualmente durante los siguientes 5 días. También hay alguna evidencia que sugiere que la combinación de medicamentos antivirales con esteroides puede mejorar la recuperación de la parálisis de Bell. Por lo tanto, en el Facial Nerve Center prescribimos Valaciclovir (Valtrex) además de Prednisona.

              Nunca es demasiado pronto para visitar el Centro de Nervios Faciales cuando se le ha diagnosticado parálisis facial aguda. En el Facial Nerve Center, trabajaremos con los pacientes para asegurarnos de que se hayan realizado las pruebas correctas, que se hayan iniciado los medicamentos correctos y que se programe el seguimiento necesario para maximizar la probabilidad de una recuperación completa. Si los pacientes no se recuperan por completo, tenemos muchas opciones para tratar la parálisis facial crónica.

_DSC9043.JPG