Parálisis facial después de una cirugía de cabeza y cuello.

Los pacientes que padecen cáncer en la región de la cabeza y el cuello a menudo requieren cirugía para curarse. A veces, para realizar una cirugía que ofrece la mayor probabilidad de curación, se extirpa intencionalmente un segmento del nervio facial o todo el nervio junto con el cáncer.  Cuando este es el caso, los cirujanos de cáncer de cabeza y cuello deben trabajar en estrecha colaboración con los cirujanos de reanimación facial para garantizar que la debilidad facial se aborde de manera oportuna. El cuidado de la debilidad facial a veces implica el injerto de un cable del nervio facial con un trozo de nervio de algún otro lugar del cuerpo, o realizar un procedimiento de reinervación en el que un nervio diferente se encamina hacia el muñón del nervio facial.  Por lo general, el soporte estático se introduce en la cara en el momento de la operación de cáncer para que los pacientes no experimenten una parálisis facial flácida completa cuando se despierten. La atención es absolutamente individualizada para cada paciente y, a menudo, depende de las preferencias del paciente, el estado médico general y la posible necesidad de radiación o quimioterapia.